10 mitos comunes sobre el sexo: Desmontando lo que crees saber

10 mitos comunes sobre el sexo: Desmontando lo que crees saber

mitos comunes sobre el sexo

Resumen: El pensamiento tradicional nos enseñó algunas cosas inexactas sobre el sexo. La Dra. Amy Killen aclara la confusión con los mitos comunes sobre el sexo que muchos adultos todavía creen.

El punto G, el tamaño del pene e incluso los afrodisíacos comestibles: hay una larga lista de creencias extendidas. La pregunta es, ¿cuáles de ellas son mitos sobre el sexo y cuáles son hechos científicos?

Parece que las enseñanzas tradicionales no son totalmente fiables. Muchas de ellas a menudo conducen a leyendas urbanas, como quedarse embarazada por semen flotante en un jacuzzi o que el sexo oral es más seguro que el vaginal. El porno, las novelas eróticas y la fornicación en las películas solo enturbian más el agua.

La desinformación sobre cómo funciona el placer sexual, «propagada por todos, desde Sigmund Freud hasta Porn Hub«, ha puesto a mucha gente en desventaja, explica la Dra. Amy Killen, médica especializada en antienvejecimiento, medicina regenerativa y medicina sexual, en su curso «La ciencia del gran sexo» en Mindvalley. «Pero«, añade, «la información es poder«.

Así que echemos un vistazo más de cerca a algunos de los mitos más comunes sobre el sexo con las ideas de la Dra. Killen para ayudarte a aprender los hechos de una vez por todas.

Mito 1: Aprendiste Todo Lo Que Necesitabas Saber Sobre Salud Sexual En La Educación Sexual

Aparte de «los chicos tienen penes y las chicas tienen vaginas«, es probable que muchos de nosotros no recordemos mucho de la clase de educación sexual en la escuela. «Incluso las mejores clases no te enseñan muchas de las cosas que finalmente necesitarás saber«, dice la Dra. Killen.

En los Estados Unidos, la educación sexual es obligatoria solo en 39 estados y Washington, D.C., según datos del Instituto Guttmacher. Lo preocupante es que no hay pautas federales para este tipo de educación, y sólo 18 estados requieren que sea médicamente precisa.

Así que puedes ver cómo no todo lo que necesitas saber sobre salud sexual proviene de la educación sexual. «Debido a que no se enseña en la escuela y no se habla de ello en la sociedad educada«, añade la Dra. Killen, «muchas personas nunca aprenden cómo mantenerse sexualmente saludables«.

Mito 2: La Salud Sexual Y La Salud Reproductiva Son Lo Mismo

Aunque están interrelacionadas, la salud sexual y la salud reproductiva no son lo mismo. Según las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ambas se caracterizan de la siguiente manera:

  • La salud sexual no es la ausencia de enfermedad o disfunción; más bien, es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere «un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras«.
  • La salud reproductiva es un estado de completo bienestar físico, mental y social en relación con el sistema reproductivo, incluidas sus funciones y procesos. Implica que «las personas puedan tener una vida sexual satisfactoria y segura, y que tengan la capacidad de reproducirse y la libertad de decidir si, cuándo y con qué frecuencia hacerlo«.

Como señala la Dra. Killen en su curso, es posible quedar embarazada de un bebé sano después de una noche de sexo sin protección. Y también es posible tener una vida sexual plena sin procrear jamás.

Mito 3: Los Órganos Sexuales Más Importantes Son Los Genitales

Si eres como Chandler Bing de Friends, lo más probable es que vayas directamente a las zonas bajas. Pero si eres como Joey Tribiani (o cualquiera de los otros personajes, en realidad), sabes que el sexo es más que eso, mucho, mucho más que eso.

El deseo, la excitación y el orgasmo comienzan en el cerebro, según la Dra. Killen. Ella explica: “Son los químicos liberados en el cerebro, como la dopamina y la oxitocina, los que nos hacen sentir excitados y conducen al placer intenso asociado con el orgasmo”.

Los neurotransmisores y hormonas que nos hacen sentir bien ayudan a cargar la energía sexual. Sin ellos, el sexo se sentiría más como, en palabras de la Dra. Killen, “dar la mano a alguien o ponerse un zapato”.

Mito 4: La Salud Sexual No Es Importante Si No Tienes Pareja

Más de un millón de infecciones de transmisión sexual se adquieren cada día en todo el mundo, según la OMS. La mayoría de ellas son asintomáticas. Solo en los EE. UU., los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reportaron 2.5 millones de casos de clamidia, gonorrea y sífilis a principios de 2021 y los números continúan aumentando.

“Se trata de mantener tu cuerpo y mente bien para que estés preparado para lo que venga. Y se trata de disfrutar lo que tienes aquí y ahora, con o sin las contribuciones y validación de otra persona.”

Dra. Amy Killen, entrenadora del curso The Science of Great Sex de Mindvalley

Lo que muchas personas tienden a olvidar es que la salud, de cualquier tipo, no se trata de otra persona. Se trata del individuo. Se trata de ti… especialmente cuando se trata de la salud sexual.

Mito 5: Las Erecciones Solo Ocurren En Los Dueños De Pene

Hay muchos hechos y mitos sobre las erecciones. Por ejemplo: es un hecho conocido que los hombres tienen erecciones. Lo que muchos no saben es que las mujeres también las tienen, en el clítoris.

“El pene y el clítoris son similares en muchos aspectos”, dice la Dra. Killen. Ambos contienen tejido eréctil y son capaces de tener erecciones.

Desafortunadamente, la falta de conocimiento de la anatomía humana es la razón principal por la que muchos no están familiarizados con esta información. Por ejemplo, un estudio de 2019 revela que un tercio de los participantes no sabía qué era el clítoris. (Y no es de extrañar que muchas mujeres acaben preguntándose, “¿Por qué no puedo tener un orgasmo?”)

Mito 6: La Retención De Semen Es Más Saludable Que Liberarlo

La retención de semen es la práctica de no eyacular durante un período de tiempo, incluso durante el sexo y el orgasmo”, explica la Dra. Killen. Sin embargo, no es lo mismo que abstenerse de la actividad sexual.

Este concepto no es nuevo. De hecho, es parte de algunas prácticas antiguas con la creencia de que la pérdida de semen debilitaba a la persona.

Sin embargo, ¿qué dice la ciencia sobre la retención de semen? Según la Dra. Killen, no hay evidencia sólida que demuestre que la retención de semen mejora los niveles de testosterona, la viabilidad del esperma o el rendimiento atlético.

Ella proporciona mucha investigación en su curso en Mindvalley que desmiente este mito sexual. Un estudio, en particular, encontró que los hombres mayores de 40 años que eyaculaban al menos cuatro a cinco días por semana tenían una tasa de reducción del 20-36% en el desarrollo de cáncer de próstata en comparación con aquellos que eyaculaban con menos frecuencia.

Mito 7: El Himen Se Puede “Reventar”

Un error común sobre la anatomía femenina es que el himen es algo que cubre la apertura de la vagina y se puede «reventar», lo que resulta en que la persona «pierda su virginidad«. Y según la Dra. Killen, hay mucho de erróneo en esta afirmación.

Entonces, ¿qué es el himen? ¿Y por qué la sociedad hace tanto alboroto sobre él?

El himen es una membrana muy delgada cerca de la apertura de la vagina”, explica. Estaba presente antes del nacimiento, pero para cuando el bebé nace, el himen típicamente existe «como una forma de media luna o un anillo alrededor de los bordes«. Además, muchas vaginas, añade, tienen poco o nada de himen en absoluto, incluso al nacer.

La preferencia tradicional de la sociedad por las esposas vírgenes ha hecho que un himen intacto sea un rasgo deseable, ya que muchas culturas lo perciben como una garantía de virginidad. Sin embargo, el tejido mucoso delgado puede romperse o estirarse incluso con actividades no sexuales, como el ejercicio vigoroso, montar a caballo o andar en bicicleta.

Mito 8: No Tienes Control Sobre El Funcionamiento De Tus Órganos Sexuales

Cuando se trata de sexo y salud sexual, pueden surgir algunos problemas. Cosas como la falta de deseo, excitación y orgasmo, así como el dolor durante el coito, pueden contribuir a la ansiedad sexual.

Si hay algo que la Dra. Killen encuentra a menudo con sus pacientes, es que no creen tener el poder de controlar el funcionamiento de sus órganos sexuales. Afortunadamente, ese no es el caso: ellos tienen… todos tenemos el poder.

Depende de ti decidir cómo envejecen tus órganos sexuales. Así como tienes bastante control sobre la salud de tu corazón, tu cerebro, tus pulmones y tu piel, también tienes bastante control sobre tu pene, vagina, próstata y clítoris.”

Dra. Amy Killen, entrenadora del curso The Science of Great Sex de Mindvalley

Así que si buscas mejorar tu rendimiento, aumentar la libido o resolver otros problemas sexuales, ten la seguridad de que puedes hacerlo. Es importante, sin embargo, recordar buscar consejo médico de un profesional si tienes alguna pregunta relacionada con tu función y salud sexual.

Mito 9: Cuanto Más Mayor Seas, Menos Sexo Tendrás

Existe una gran creencia de que el sexo disminuye con la edad, y por eso se le llama mito y no hecho. La verdad es que los problemas sexuales, como la disfunción eréctil o el sexo después de la menopausia, no necesariamente significan el fin de tus exploraciones sexuales.

Según la Dra. Killen, “qué tan bien envejece tu pene, vagina o clítoris depende, en gran medida, de cómo te cuides”. Y hay muchos beneficios de tener sexo regularmente; a medida que envejeces, esos factores «que te hacen sentir bien» siguen siendo válidos.

De hecho, los estudios han encontrado que los adultos mayores que son sexualmente activos tienden a tener un mejor rendimiento cognitivo, mejores relaciones con sus parejas y disfrutan más de la vida. Esto culmina en una mejor salud mental.

Mito 10: El Sexo Es Una Actuación

A menudo nos enseñan la idea de que para tener un gran sexo, debemos desempeñarnos bien en la cama. Cada encuentro sexual tiene que ser una experiencia inspirada en el Kama Sutra; una forma de obtener el “¡Oh sí!” y el “¡No, no pares!” en repetición constante.

Hombres, no es necesario. Mujeres, esta no es la manera de despertar a su diosa sexual interior.

Las presiones de actuar pueden llevar a las personas a hacer cosas con las que realmente no se sienten cómodas. Y el lenguaje que usamos para el sexo —“actuar”— puede ser la razón por la que muchos de nosotros somos tan reacios a hablar sobre las veces que arruinamos la “actuación”.

Dejemos de pensar en el sexo como algo que hacemos para ganar aplausos”, aconseja la Dra. Killen. En cambio, debería ser “más como algo que hacemos para promover el disfrute mutuo, la conexión y la salud”.

El Gran Sexo Comienza Con Una Gran Educación

Aunque los mitos sexuales a veces son divertidos, pueden ser absolutamente perjudiciales para la salud sexual de uno si no se desmienten. La educación en esta área no solo puede reducir las tasas de enfermedades de transmisión sexual, sino que en última instancia promueve relaciones saludables.

Por eso es importante seguir educándote sobre el sexo. Y puedes hacerlo con la Dra. Amy Killen en su curso «La ciencia del gran sexo» en Mindvalley.

No solo aprenderás soluciones basadas en la ciencia para aumentar la pasión en la cama, sino que también se te proporcionarán las herramientas y técnicas que pueden ayudar a transformar tu salud sexual y tu bienestar general.

Lo mejor de todo es que, cuando te inscribes en una cuenta gratuita de Mindvalley, puedes ver las primeras lecciones para tener una idea de lo que trata el curso. Además, tendrás acceso a meditaciones que pueden apoyar tu viaje hacia una gran vida sexual.

Como dice la Dra. Killen, “Incluso si haces un pequeño cambio cada día, te dará grandes resultados.” Y puedes hacer tu primer pequeño cambio con su curso en Mindvalley.

Bienvenido.

escrito por
Olivia Gracia