El poder del pensamiento positivo

El pensamiento positivo: 4 consejos para activar su poder

¡El problema viene desde siempre!

Tal vez esta afirmación no resulta tan positiva  para comenzar.

Pero es la realidad.

Estamos programados para prestar mucha más atención a las cosas negativas, que positivas.

Para nosotros, es más sencillo anclarnos en un sentimiento de dolor, tristeza, frustración o rabia, que en una situación alegre y placentera.

En este punto, seguramente te estarás preguntando:

¿Por qué sucede esto?, ¿por qué las emociones positivas parecen ser fugaces, pero las negativas se suelen mantener por mucho tiempo, e incluso años?

¡Todo tiene una explicación científica!

¿Por qué se nos dificulta el pensamiento positivo?


Detrás de esta predisposición a los pensamientos negativos, se esconde una gran verdad; la neuroplasticidad de nuestro cerebro.

Este término define la capacidad de nuestro cerebro de cambiar y adaptarse a cualquier circunstancia de nuestra vida.

¡Muy bien! Pero a ciencia cierta, ¿qué significa?

Esto  significa que atraes lo que eres. Es decir, si prestas más atención a las circunstancias negativas que te suceden, desafortunadamente solo obtendrás más de lo mismo.

Es aquí donde entra el poder del pensamiento positivo.

Todo tiene una explicación lógica. Cuando tienes un pensamiento positivo, tu cerebro asociará la sensación de satisfacción con otros comportamientos.

Esto ocurre con el fin de convertirlos en un hábito. Lo mismo sucede si en tu mente predominan los pensamientos negativos.

Si odias levantarte temprano, pero últimamente madrugas todos los días para ir a correr; tu cerebro asociará tu molestia con la actividad física.

Y probablemente en poco tiempo también odiarás ir a trotar, aunque el verdadero problema es levantarte temprano.

¿Ves cómo funciona?

Ahora,

¿Es posible aprovechar el poder del pensamiento a tu favor?

La respuesta es ¡Sí!

pensar positivo

Aprovecha el poder de los pensamientos positivos


Los pensamientos positivos son mucho más poderosos que los negativos. Esto se debe a que vibran en una frecuencia más alta.

Sin embargo, a pesar de esto, muchas veces (la mayoría inconscientemente), nos enganchamos más en las situaciones negativas. Tanto que se han vuelto un hábito difícil de dejar.

¡La buena noticia es que los hábitos también pueden modificarse!

Solo es cuestión de trabajar de forma consciente. Te dejaremos algunos consejos para que puedas lograrlo.

No te enganches en las circunstancias negativas

Albergar emociones negativas por mucho, tiempo puede compararse con un dolor de muelas.

Puede que pienses que extraer la pieza dolerá muchísimo. Pero indiscutiblemente, más daño causará tener esa molestia por meses e incluso años, perpetuándose y afectando todos tus días.

Eso mismo sucede con las emociones negativas. Claro, no estoy hablando de que reprimas tus sentimientos y los evites a toda costa, ¡no me refiero a eso!.

La idea lejos está de que te conviertas en una máquina.

Se trata de que no te enganches, ni perpetúes ese dolor más tiempo del necesario para sanar. Para lograrlo puedes aplicar los siguientes consejos:

  1. Medita por 15 minutos: Cuando nos sentimos tristes o enojados, hay un pensamiento que lo causa. No lo reprimas, tráelo a la luz. La meditación puede ayudarte, dejar tu mente en calma por algunos minutos te permitirá sentir más tranquilidad.
  2. Distráete: Haz alguna actividad recreativa que te haga sentir mejor. Por ejemplo: pasear a tu mascota por el parque, reunirte con tus amigas o amigos a platicar. También, practicar yoga o algún deporte, son actividades que seguramente te ayudarán a sentirte mejor.
  3. Busca siempre el lado positivo: Es probable que no percibas de inmediato  nada positivo del evento que te hizo salir de tus casillas. Sin embargo, hacerte estas preguntas te facilitará el trabajo de ver las oportunidades detrás de lo sucedido: ¿cuál es el lado positivo de esta situación?, ¿qué enseñanzas u oportunidades puedo extraer de ella? ¿Será que estoy exagerando?

No te límites con estos 3 consejos. Seguramente tendrás muchas más formas en mente de salir de este estado de negatividad.

Simplemente, elige las que te brinden una satisfacción saludable.

Vigila tus pensamientos

Los pensamientos negativos también tienen poder.

Por esta razón, es importante que prestes atención a lo que estás pensando en este momento.

No se trata de que huyas de ellos, sino de que entrenes tu mente de forma consciente a pensar positivo. Para lograrlo puedes aplicar estos consejos:

  1. Concéntrate en el ahora: No dejes que tu mente viva en el pasado, recordando con nostalgia lo que no podrás cambiar. Tampoco permitas que la ansiedad reine en tu vida pensando en cómo pagarás las facturas del próximo mes. Lo mejor, es que te ubiques aquí y ahora: practica la respiración consciente, presta atención a lo que perciben tus sentidos. Preguntate, ¿qué te gusta del entorno? ¿Qué olor percibes? También  concentrarte en tu respiración, puede ayudarte.
  2. Repite mantras positivos: Los mantras son una herramienta que te ayudarán a hacerte el hábito de conectarte con la energía positiva del universo. Busca el mantra que más te identifique y repítelo muchas veces al día. Algunos ejemplos pueden ser “Merezco todo lo bueno”, “Atraigo abundancia y prosperidad”.

Cuida la energía de tú alrededor

Energía y pensamiento positivo

Aunque no puedes mandar en el estado de animo de las personas que te rodean, si puedes elegir a quién le dedicas, o no tu tiempo.

¡A fin de cuentas, es tú tiempo!

Recuerda que la actitud negativa, al igual que la positiva, es contagiosa. Por esta razón, rodéate de personas positivas, que irradien una buena energía ante la vida.

  1. Elige bien a quien dedicas tu tiempo: No se trata de ausentarte cuando tu amiga tenga un problema. Pero tampoco dediques demasiado tiempo a personas que viven en estados de tristeza, frustración, ira, o pesimismo. Sin darte, cuenta en poco tiempo también vibrarás en esa energía.
  2. Compórtate como un espejo: No te tomes personal los problemas de las demás personas. Tampoco te dejes arrastrar por personas que solo hablan de cosas negativas. Simplemente decide no formar parte de esa emoción.

¡Rodearte de personas positivas te harán el camino más fácil!

Convierte la gratitud en el pilar de tu vida.

¡Dar y agradecer te conecta con la maravillosa energía positiva del universo! Tener pensamientos de gratitud, te permite activar la poderosa Ley de atracción, y por ende atraer cosas buenas a tu vida.

La gratitud también puede ser convertida en un hábito diario. Estos consejos pueden ayudarte:

  1. Agradece antes de levantarte: justo cuando abras los ojos, puedes conectarte con la maravillosa energía del universo. Para esto, solo tienes que agradecer. No necesitas dedicar mucho tiempo, 5 minutos es suficiente para agradecer por todo lo que tienes.
  2. Antes de dormir, agradece: Dedica tiempo antes de dormir para conectarte con un pensamiento positivo de gratitud.

¡Gracias, gracias, gracias! Repíte esto cada vez que observes algo que te agrade.

¡El pensamiento positivo es tu mayor herramienta para obtener increíbles resultados!

Esperamos que estos 4 consejos te ayuden lograrlo.

[embedit snippet=”ules-pensamiento-positivo2020″]

Cuéntanos, ¿cuáles hábitos aplicas para cultivar tus pensamientos positivos? ¡Esperamos tus comentarios!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *