Lo que aprendí sobre liderazgo con Richard Branson en una lección de natación

Vishen Lakhiani Richard Branson

La vida es mucho más divertida si dices que sí en lugar de no.

– Richard Branson

Son las 6:30 am y estoy en una playa con Richard Branson.

¿Por qué dije que sí? No lo sé. La posibilidad de ahogarme no me suena como algo «mucho más divertida».

Pero cuando Richard Branson te desafía a hacer una locura, tienes que intentarlo, ¿verdad?

El Reto


Estaba en Necker Island como parte de un mastermind empresarial, con un grupo de personas extraordinarias que compartían sus visiones, ideas y estrategias.

Como probablemente sepas, Richard Branson no solo es un hombre de negocios increíble; también es un aventurero, así que supongo que no debería haberme sorprendido cuando, durante la cena, anunció casualmente su intención de levantarse temprano al día siguiente para nadar 5 km en mar abierto hacia la isla vecina, Mosquito Island.

Estábamos “invitados” a unirnos a él.

No soy un buen nadador y no tenía pensado participar.

Además, tengo una rodilla lesionada, lo que proporcionó una excusa oportuna. Pensé que me quedaría en el bote de seguridad y los seguiría.

Fue entonces cuando escuché a Richard decir: «¡Mira eso!»

Y, no es broma, un hermoso arcoiris había aparecido sobre la isla.

Bueno, si eso no era razón suficiente para superar mis temores, nada lo era.

Lección Uno: No hay excusas

Siempre encontrarás razones para no hacer lo que te asusta.

Pero los verdaderos líderes lo hacen de todos modos.

Branson, por ejemplo, olvidó sus gafas para nadar. No fue un problema.

¡Nadó de espaldas todo el camino, como tal cosa!

Los líderes siempre encuentran un camino. Así que me sumergí en lo profundo, literalmente. Es decir, este era Richard Branson.

El tipo ha tenido como 76 experiencias cercanas a la muerte, que van desde choques frontales en moto hasta rocas del tamaño de coches que se precipitaban hacia él en los Alpes, e incluso caer completamente desnudo sobre un cactus, mientras intentaba apagar un incendio (historia real).

Lo han rescatado del mar varias veces, así que claramente yo no corría ningún peligro real.

Seguí a mi mentor de 69 años hasta el océano y nadé más lejos que nunca. Mi falta de experiencia en nadar distancias largas fue evidente en el último tramo, y tuve que terminar el viaje en el barco, pero lo hice con orgullo en lugar de vergüenza.

Lección Dos: Los grandes líderes no te dejan sentir complacencia o comodidad

Mientras observaba la batalla del resto en el último kilómetro, noté que había un nadador enfrente: la única mujer en nuestro grupo, Steph Farr.

Ella venció al resto del grupo por más de 300 metros.

Pero Branson nunca te deja descansar en tus laureles. Después de servir un merecido desayuno, desafió a Steph a nadar de nuevo… contra corriente.

Lección Tres: El cierre de venta supuesta

Me sorprendió que Steph aceptara hacer este desafío, especialmente porque nadie lo había hecho antes.

Pero lo que me impresionó fue cómo Richard la inspiró a hacerlo.

Es una táctica clásica que se utiliza a menudo para lograr que los líderes mundiales acepten iniciativas de paz o para que los CEO de las empresas asuman una mayor responsabilidad con el medio ambiente.

La táctica se llama cierre de venta supuesta.

Antes de que Steph aceptara, Richard la felicitó, le dio las gracias, insistió en tomarse una foto y la acompañó a la playa para explicarle la mejor manera de hacer frente al trayecto de regreso.

Él ya suponía que ella asumiría el desafío y lograría hacerlo. Y al hacerlo, la imagen de ella completando este desafío era tan real en la mente de Steph, que no tenía más remedio que decir que sí. Conozco a Steph, y sé que se alegró de haberlo hecho.

Esta pequeña interacción me recordó una de las lecciones más poderosas que todos podemos adoptar, especialmente cuando estás en una posición de liderazgo.

El aprendizaje 


Los grandes líderes saben que hay gente mejor que ellos.

Saben cuándo liderar con el ejemplo y cuándo liderar con desafíos o inspiración.

Un gran líder no te dejará sentir cómodo.

Te impulsan a impulsarte a ti mismo.

Y en su presencia, haces cosas que antes creías imposibles.

 
[embedit snippet=»bl-2020-spanish»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *