Todo lo que debes saber sobre la sanación con sonidos

Todo lo que debes saber sobre la sanación con sonidos

Sanación con sonidos: la palabra es emoción.

Música en griego significa “arte de las musas”. Ellas eran las diosas que encarnaban e inspiraban el arte, la literatura y el conocimiento de la humanidad.

La música nunca fue inventada o descubierta, siempre fue algo innato dentro de nosotros. Por eso, no es de extrañar que, por siglos, la sanación con sonidos se ha usado para curar dolencias.

Escuchamos música como entretenimiento y para expresarnos, también en celebraciones y ceremonias, por ocio y para comunicarnos. Ya sea que nos guste la música o no, es algo que conecta a los humanos de todas las culturas, los credos y los lugares del mundo.

Usamos música en las bodas para celebrar el amor y en los funerales para despedirnos. La escuchamos cuando estamos aburridos y nos hace bailar cuando queremos divertirnos.  Y también la usamos para cantar alabanzas y adorar a nuestros dioses.

Pero lo más importante, usamos música para sanar.

La historia de la sanación con sonidos


La sanación con sonidos se remonta a la antigua Grecia.

Apolo era el dios de la música y la medicina. Asclepio usó canciones para curar trastornos mentales. Los filósofos Platón y Aristóteles decían que la música influía en el alma y las emociones. Hipócrates tocaba música para sus pacientes.

En el Antiguo Egipto, la terapia musical era un elemento básico en los templos.

En los tiempos bíblicos, se usaban instrumentos para expulsar a los espíritus malignos de las almas humanas.

Las culturas nativas americanas usaban canciones y bailes para curar a los enfermos.

Los usos de la terapia musical de sanación son infinitos.

Después de algunos siglos, en 1940 el ejército de Estados Unidos incorporó música a sus programas de recuperación para el personal militar durante la Segunda Guerra Mundial. A este momento se le conoce como el inicio oficial de la terapia musical.

En la actualidad, es usada en todos los aspectos de la medicina y del desarrollo espiritual. Y, aunque sigue siendo considerada una alternativa a la medicina moderna, la evidencia sugiere que es eficaz —y necesaria— para nuestra salud emocional y psicológica.

Sin embargo, sigue siendo poco valorada.

Algunas personas piensan que quienes usan la musicoterapia son locos que buscan soluciones mágicas a problemas médicos.  Sin embargo, la musicoterapia o sanación con sonidos tiene sus bases en la neurología y la psicología.

¿Qué es la sanación con sonidos?


La sanación con sonidos es el proceso mediante el cual un profesional usa la música —además de otras herramientas emocionales, psicológicas, espirituales, físicas, sociales, mentales y superficiales— para mejorar la salud de su paciente.

La terapia musical con sonidos ayuda a mejorar muchos aspectos de la vida del paciente, incluido su desarrollo emocional y social, el funcionamiento cognitivo y motor, y la salud psicológica y psiquiátrica.

La sanación con sonido se realiza de varias maneras. Los pacientes pueden escuchar música o cantar, improvisar actos musicales, meditar o tocar instrumentos musicales. Algunos profesionales hacen que sus pacientes escuchen sonidos creados específicamente para inducir ondas cerebrales positivas.

¿Pueden curar las ondas sonoras?


Casi todo lo que experimentamos en el universo es a través de nuestra percepción de las ondas.

Cuando las ondas sonoras llegan a nuestros oídos, se convierten en señales eléctricas que viajan por el nervio auditivo hasta la corteza auditiva, la cual es la parte del cerebro que procesa el sonido. Una vez que las ondas sonoras llegan a nuestros cerebros, activan respuestas en nuestros cuerpos.

Este proceso altera nuestras emociones, libera hormonas y desencadena ciertos impulsos.

Aunque los estudios sobre cómo la música influye en nuestros cerebros son escasos, no existe evidencia de que el cerebro de los músicos es diferente al de las personas que no lo son. 

Pero, algunos estudios han mostrado que el cerebro de los músicos es más simétrico y que las zonas del cerebro responsables del funcionamiento motor y cognitivo, la coordinación y el razonamiento son mucho más grandes. Y gracias a un cuerpo calloso más grande, la comunicación entre los hemisferios cerebrales es mejor.

Estudios neurológicos han demostrado que escuchar música nos hace más productivos y creativos,  además reduce el estrés y mejora nuestro humor.

Y esto es porque escuchar música inunda nuestro cerebro con dopamina y libera oxitocina —un analgésico natural— además de ser la hormona que nos permite crear lazos con otras personas. De hecho, la oxitocina es común durante el parto.

La música también ayuda al desarrollo del lenguaje y a mejorar la comunicación.

Incluso se ha visto que incrementa el CI, así que podemos decir que la música nos hace más inteligentes. También mejora nuestra memoria y protege al cerebro de enfermedades como el Alzheimer.

La música es poderosa. Puede cambiar nuestros cerebros y también nuestros cuerpos.

¿Cuáles son los beneficios de la sanación con sonidos?


Cuando escuchamos música alegre o canciones profundas o melancólicas, nuestras emociones se encienden y podemos procesarlas mejor. La diferencia es que solo escuchamos canciones tristes cuando nos sentimos mal, porque (aquí está el truco) sabemos que nos hacen sentir mejor.

En un estudio realizado el 2006 por The Journal of Advanced Nursing, se descubrió que aquellos que escuchan música sienten menos dolor y experimentan menos ansiedad que aquellos que no lo hacen.

Dado que el sonido tiene diferentes frecuencias y como nosotros también emitimos nuestras propias ondas, la sanación con sonidos consiste en hacer coincidir frecuencias que propicien la sanación y la relajación.

Un estudio de los años 70 propuso que cuando escuchas tonos diferentes en cada oído, los dos hemisferios del cerebro se conectan y crean un tercer tono (interno) llamado tono binaural.

Los tonos binaurales sincronizan el cerebro y proporcionan claridad, atención y mayor concentración. Esta es evidencia sólida de que nuestros cerebros y cuerpos responden al sonido tanto de manera cognitiva como física.

Digamos que tienes dolor de cabeza. Hay un sonido que, al escucharlo, puede anular las ondas cerebrales del dolor.

O digamos que estás de mal humor porque no dormiste bien. Escuchar una canción relajante te animará y te ayudará a olvidar que estás molesto.

Los sonidos y las canciones nos ayudan a recordar, y esto se puede usar para ayudar a pacientes traumatizados o deprimidos.

Existen varios métodos, instrumentos y técnicas que se pueden usar en la terapia con sonidos,  pero en la base está la premisa del entrainment.

Efectos de la sanación con sonidos

El entrainment es un método que permite sincronizar las ondas cerebrales mediante la generación de una frecuencia fija y estable a la que nuestros cerebros se ajustan hasta coincidir con ella.

La sanación con sonidos puede disminuir los efectos o sanar padecimientos como:

  • Autismo
  • Depresión
  • Dificultades de aprendizaje
  • Trastorno de ansiedad
  • Estrés
  • TEPT
  • Dolor

También puede producir:

  • Claridad y equilibrio
  • Relajación
  • Mejor memoria y concentración
  • Mejora del sueño
  • Un sistema inmunitario más fuerte
  • Mayor creatividad
  • Una mayor consciencia, tanto del yo como del entorno

Los tipos de terapia de sanación con sonidos


Existen varios tipos de terapia con sonidos. Algunos son más científicos, mientras que otros son más espirituales.

Sin embargo, todos coinciden en que los sonidos son la base de la sanación y el desarrollo.

Método Bonny

Este método de musicoterapia no solo involucra sonido, también imágenes guiadas. Se usa comúnmente para ayudar a pacientes con problemas fisiológicos y psicológicos.

Además de la música, se utilizan imágenes en las que el paciente se concentra antes de analizar los problemas que tiene en ese momento.

Método Dalcroze

También conocido como Euritmia, esta técnica se utiliza para enseñar música a los alumnos como una forma de terapia. Se enfoca en el ritmo y la expresión como parte del aprendizaje y el desarrollo.

Aumenta la consciencia y, por lo tanto, mejora significativamente las funciones motoras y cognitivas.

Mantra/Meditación guiada

Por supuesto, es imposible no mencionar a la meditación.

No olvidemos que la voz es un instrumento. Si usas tu voz en tus meditaciones, estás haciendo tu propia terapia de sanación con sonidos.

La meditación otorga muchos beneficios de salud, neurológicos y psicológicos. Cantar mientras meditas o decir ciertos mantras u oraciones, te ayuda a dormir mejor, baja la presión arterial, mejora tu humor, respiración y circulación, además de calmar la mente y reducir el estrés.

Lo mismo sucede con las meditaciones guiadas, en las que meditas con ayuda de una grabación.

Si estás en busca de la meditación guiada perfecta, Vishen Lakhiani dirige una en el siguiente vídeo:

[Video]

Musicoterapia neurológica

La musicoterapia neurológica tiene su base en la neurociencia y propone que disfrutar y crear música tiene un efecto positivo en el cerebro. Utiliza la música como una herramienta para alterar el cerebro y provocar cambios en el paciente. Es beneficiosa tanto para el estado de ánimo como para las funciones cognitivas y motoras.

Nordoff-Robbins

La técnica Nordoff-Robbins está dirigida principalmente a niños con dificultades de desarrollo como autismo, dificultades de aprendizaje, trastornos mentales y psicológicos o traumas emocionales.

Este método se rige bajo el supuesto de que cada uno de nosotros puede encontrar significado (y por lo tanto sanación) en la música. Le enseña a los pacientes a crear música como una forma de terapia.

Sincronización con la frecuencia raíz

La sincronización con la frecuencia raíz es una práctica que proviene de la creencia de que nuestras almas tienen ciertas frecuencias en las que funcionan a máxima capacidad, pero el ruido y el caos del mundo interfieren con estas frecuencias, enfermándonos y desequilibrando nuestros estados de ánimo. Para restaurar ese equilibrio, debemos vibrar en nuestras frecuencias originales. Esto se logra fácilmente usando la sanación con sonidos.

Terapia con cuencos tibetanos

Desde el siglo XII, los cuencos tibetanos se han utilizado en toda Asia para la meditación, los rituales y las ceremonias. El sonido producido por estos cuencos metálicos es bastante similar al de un gong o una campana.

En la terapia de sanación con sonidos se cree que los cuencos tibetanos calman y reparan la mente, a la vez que reducen el estrés y la ansiedad, bajan la presión arterial, mejoran la respiración y la circulación, alivian los dolores, fortalecen el sistema inmunitario y mejoran el estado de ánimo del paciente.

Terapia con diapasones

Al igual que con los instrumentos musicales, la terapia de sanación con sonidos usa diapasones calibrados en puntos específicos del cuerpo para volver a sincronizar nuestro cuerpo y alma. Imagina que esto es similar a la acupuntura, pero sin los alfileres.

Los diapasones aplican vibraciones específicas a ciertas áreas del cuerpo, y se dice que liberan la tensión y la energía bloqueada. Este tipo de sanación con sonidos trae equilibrio emocional y alivia el dolor.

Terapia vibroacústica

La terapia vibroacústica aplica sonido directo al cuerpo. El paciente se recuesta en una cama especial rodeada de bocinas colocadas estratégicamente para que el sonido y las vibraciones penetren en el paciente a un nivel celular profundo. La terapia vibroacústica ayuda a los pacientes a recuperarse de lesiones, cáncer e incluso de derrames cerebrales.

Instrumentos utilizados para sanar con sonidos


Por supuesto, para la sanación con sonidos se necesitan ciertas herramientas. Algunos de estos instrumentos son fáciles de encontrar o de aprender,  pero para otros necesitarás la ayuda de un profesional o circunstancias especiales.

Estos son los instrumentos más poderosos para sanar con sonidos:

La voz

El instrumento musical más básico que puedes usar es tu voz,  la cual puedes usar para relajarte, sanar o concentrarte mientras tarareas, cantas, rezas (o haces declaraciones) lo que necesites.

Existen muchas técnicas para aprender a sanar con tu voz, desde el fascinante canto de garganta tibetano hasta decir un mantra sencillo cada mañana. Tú eliges.

Aunque existen muchos instrumentos fascinantes que han sido diseñados para inspirarnos a sanar, nunca olvides que tú mismo eres un instrumento y que llevas el poder de sanar a todas partes.

Diyeridú

El diyeridú se originó en Australia hace 1500 años. Es un instrumento indígena y espiritual  cuyo propósito original fue ceremonial.

El diyeridú se usa durante la meditación y la sanación para desbloquear energía estancada.

En 2005, el British Medical Journal descubrió que tocar el diyeridú reduce tanto los ronquidos como la apnea del sueño, al fortalecer los músculos de las vías respiratorias superiores. También disminuye los síntomas del asma.

Yembé

Originario de África Occidental, el yembé es un tambor de madera rodeado con cuerda y piel de cabra. Tradicionalmente se usa para alterar la consciencia induciendo trances. Calma el espíritu y reduce el estrés. Es un tambor común en los círculos de tambores y en las prácticas de meditación.

Gong

El gong alivia el dolor físico, emocional y espiritual. Los primeros registros de la existencia del gong datan del 4000 A.C.

Los gongs son instrumentos importantes en la sanación con sonido. Se usan en la meditación, el yoga y para equilibrar los chakras.

Dulcémele

Este instrumento es como la combinación de un arpa, un tambor y un teclado. Su sonido es absolutamente encantador y muchos afirman que es el mejor sonido para calmar la mente, relajarse y meditar. Como el sonido es relajante, reduce el estrés y la ansiedad.

Es un instrumento muy etéreo y ayuda a resolver la confusión emocional. También es atmosférico y, por lo tanto, es perfecto para la concentración. Tiene sus orígenes en la Europa medieval.

Hang

El más joven de los instrumentos para sanar con sonido es el hang. Creado por dos innovadores suecos hace solo 17 años, el hang cumple la misma función que los tambores metálicos, solo que es más armónico y tiene más resonancia.

Es muy parecido a un cuenco tibetano y tiene el mismo propósito sanador. Aumenta la concentración y el enfoque meditativo, además puede sanar a nivel celular debido a sus profundas vibraciones. Es un instrumento muy melódico por lo que aprender a tocarlo puede ser terapéutico.

Kalimba

Este instrumento también se originó en África y se remonta miles de años atrás. Está hecho de madera y tiene teclas de metal. También se le llama piano de pulgar.

Este instrumento es parecido a las cajas de música y a las canciones de cuna. Y aprender a tocarlo es muy sencillo.

En Zimbabue, la kalimba se utiliza para calmar la mente y curar enfermedades mentales.

Monocordio

Se rumora que es un invento de Pitágoras, el monocordio es un antiguo instrumento musical que ha resistido el paso del tiempo tanto en el ámbito del entretenimiento como de la espiritualidad. Las vibraciones de este instrumento de cuerda revitalizan el cuerpo y la mente.

Este instrumento, en particular, es perfecto para la meditación o el yoga.

Flauta nativa americana

La flauta nativa americana es uno de los instrumentos favoritos de la musicoterapia. No solo emite un sonido relajante, también reduce el estrés, baja la presión arterial y alivia la ansiedad y la depresión.

Palo de lluvia

Los palos de lluvia fueron creados por los aztecas como una interpretación espiritual de las sonajas de los niños.

Tradicionalmente están hechos de cactus secos rellenos de pequeñas piedras o semillas. Cuando lo mueven o agitan, produce el sonido de la lluvia cayendo.

Los palos de lluvia alivian el estrés, la ansiedad y la depresión. También promueven la serenidad y la relajación.

Cuencos tibetanos

Como mencionamos antes, los cuencos tibetanos son tan populares para sanar con sonidos que tienen todo un método solo para ellos.

La terapia con cuencos tibetanos es uno de los métodos de sanación con sonidos más populares —si no es que el más popular— debido a su eficacia y a sus diversos efectos de sanación que van desde la disminución de la presión arterial hasta el alivio de la ansiedad y la apertura de la glándula pineal, los cuencos tibetanos pueden hacerlo todo.

Diapasón

Los diapasones son herramientas diseñadas para afinar instrumentos.

Pero el diapasón, por sí mismo, también es un instrumento armónico. Como mencionamos antes, los diapasones pueden ser utilizados en la terapia de sanación con sonidos de una manera parecida a la acupuntura.

Después de todo, tu cuerpo también es un instrumento. Los diapasones equilibran nuestras energías y nos centran.

Campanas de viento

Las campanas de viento son, quizás, la más mágica de todas las herramientas de la terapia con sonidos.

Y aunque para la mayoría de la gente son solo adornos de jardín o decoraciones, en realidad se remontan a la antigua India, China e incluso a Roma.

Son populares en el Feng Shui porque maximizan el flujo de la fuerza de vida. Debido a que requieren de viento para emitir música, también poseen un poder elemental.

Y como la mayoría de los instrumentos, centran, equilibran y promueven la relajación. Además también provocan sentimientos de alegría y satisfacción.

Sigue tu propio ritmo


La sanación con sonidos requiere de más estudios para ser comprendida. Pero, el hecho es que aquellos que la prueban están a favor y nadie pone en duda el poder de la música.

Ya sea que busques un método alternativo de sanación que se relacione con la medicina tradicional, o solo quieras una nueva forma de relajarte, recuperarte y rejuvenecer tu mente, la sanación con sonidos tiene tantas opciones que seguramente encontrarás alguna que te guste (aunque solo sea recreativa).

La terapia con sonidos es incluso más eficaz cuando se combina con meditación. Si buscas nuevas experiencias, quizás valga la pena invertir (y aprender a tocar) uno o más de los instrumentos mencionados anteriormente.

Toda la música se puede usar como terapia de sanación con sonidos. No tienes que pagar grandes sumas de dinero para aprovechar el poder de los sonidos y la música. La próxima vez que necesites un “empujón”, un impulso, o incluso una salida, pon tu lista de reproducción favorita. Notarás que tu humor cambiará al instante.


La idea que tienes de la meditación no es la correcta.

Mucha gente no medita porque no puede “poner la mente en blanco”.

Tratan de no pensar, pero eso no funciona. Piensan que no sirven para meditar y se rinden.

Verás, la mente está diseñada para pensar. Lo hace automáticamente, como el latido del corazón.

La verdad es que la meditación no se trata de poner la mente en blanco. Se trata de mejorar tu desempeño en todos los aspectos de tu vida.

Si quieres descubrir de lo que se trata REALMENTE la meditación y cómo puedes transformar tu vida y llevarla al siguiente nivel… Acompaña a Emily Fletcher, maestra de meditación y autora de éxitos de ventas en esta Masterclass GRATUITA

Ella también te enseñará:

Los 3 mitos sobre la meditación que te permitirán enfocarte en lo que es realmente la meditación y cómo puede ayudarte a mejorar tu desempeño en la vida.

El concepto de “Energía de adaptación” el que utilizan las personas exitosas con alto desempeño para adaptarse y prosperar en sus respectivos campos.

Una técnica de meditación guiada de 15 minutos que puedes usar para darte una recarga de energía y ayudarte a liberar el estrés que te está deteniendo.

Cómo elevar tu meditación y mejorar tu desempeño en el trabajo y en la vida

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *